El Engine Saver supervisa el interruptor de presión de aceite del motor existente y el interruptor de temperatura del refrigerante suministrado. Si se detecta una baja presión de aceite o una alta temperatura del refrigerante, se activa la alarma sonora y/o la luz intermitente para avisar al operador. Si el motor no se apaga en 30 segundos, se apaga automáticamente. Protege el motor de fallas catastróficas debido a la pérdida de presión del aceite a una temperatura extremadamente alta del motor. Si la condición de fallo persiste, el sistema continuará apagándose después de 30 segundos al volver a arrancar.


  • Controlador con indicadores LED y potenciómetros de ajuste.
  • Cable de conexión al transmisor de baja presión de aceite (interruptor existente).
  • Cable de conexión al interruptor de alta temperatura del motor (suministrado).